martes, 6 de septiembre de 2016

De tu ausencia.

Un día me levanté
y no estabas.
Y ya nada fue igual.


martes, 23 de agosto de 2016

Tempus fugit. Tiempo sin tiempo de Mario Benedetti.


Preciso tiempo necesito ese tiempo
que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben
que hacer con él
tiempo
en blanco
en rojo
en verde
hasta en castaño oscuro
no me importa el color
cándido tiempo
que yo no puedo abrir
y cerrar
como una puerta

tiempo para mirar un árbol un farol
para andar por el filo del descanso
para pensar qué bien hoy es invierno
para morir un poco
y nacer enseguida
y para darme cuenta
y para darme cuerda
preciso tiempo el necesario para
chapotear unas horas en la vida
y para investigar por qué estoy triste
y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo

tiempo para esconderme
en el canto de un gallo
y para reaparecer
en un relincho
y para estar al día
para estar a la noche
tiempo sin recato y sin reloj

vale decir preciso
o sea necesito
digamos me hace falta
tiempo sin tiempo.

Mario Benedetti

sábado, 6 de agosto de 2016

miércoles, 22 de junio de 2016

El pianista Ludovico Einaudi lleva tu voz al Ártico



En la señal del padre,
la tierra.
En la señal del hijo,
el árbol,
En la señal del espíritu santo
el hombre.
Más en la  tierra,
más en el árbol.
Más en el  hombre,
el hielo en el deshielo del Artico.


Tesa Arroyo.

6 16

domingo, 12 de junio de 2016

El sonetí de la rosada. Tesa Arroyo.








El sonetí de la rosada. 

Entra, ve a caminar por mi huerto
han brotado rosas sin espinas,
calas, violetas; naves marinas,
surcando el prado, a cielo abierto.

En cada flor, el centelleo despierto
de las gotas de rocío  cristalinas,
reposadas sobre las hojas divinas
liberadas como notas en concierto.

En cada gota, como en una partitura,
el despertar  del  reflejo al sentido,
deleitando el paisaje en su lectura.

En cada paso  el descubrirle al oído,
el reflejo diamantino que asegura,
en el tañer del agua, un huerto florido.




Tesa Arroyo
6 2016

martes, 7 de junio de 2016

No

No ha muerto la voz,
aunque permanezca dormida
en las rocas de la orilla,
frente al latir del pecho.

Si

No ha muerto el oído,
aunque lo siento perdido
entre el ruido de mis pasos
y el silencio de tu voz.

No

No ha muerto el camino,
aunque el bosque lo muestre espeso,
obre difícilmente su rastro
y confunda al peregrino.

Si

Si no falleció nunca el agua en las sequias,
ni el trigo en el corazón  del pan.
Si nunca murió el día frente al ocaso,
ni la noche quedó por eterna oscuridad.

No

Si no expiró nunca la existencia del hombre
en el mundo de aquí, ni en el reino de allá.
Si nunca feneció el alma de quienes lucharon
para desvelar de la mentira su verdad.

 Si

Cómo no va a ser el “si” del “no” .
El sino, en el que te niegue y no me afirme.
Cómo no va a ser el “no”, del “si”
Si no es el que nos desmienta,  y a ambos,  nos confirme.

Si

No

Si

 ...

Tesa Arroyo 6 16