jueves, 9 de marzo de 2017

Lo que busca y que no encuentra en su memoria.

Revolviendo en el cajón de la tristeza
van mis manos de pesar y  desconsuelo,
como locas, removiendo sin  anhelo,
sin deriva, sin patrón y sin certeza.

Aturdidos, sin vigor ni fortaleza,
hilan dedos el tumulto en el revuelo.
Su pérdida es mi ausencia, parte del duelo,
su búsqueda, el amor, fugaz belleza.

Y en tanto surge el rubor. Es la gaveta.
Mi desorden, mi conquista. La batalla
de quien no halla, lo que ama de la historia.

Que en tanto en tanto, es la voz del buen poeta
quien ordena y desordena, si avasalla
lo que busca y que no encuentra, en su memoria.

 Tesa Arroyo 9 3 17

martes, 10 de enero de 2017