jueves, 14 de agosto de 2008

Deme algo, señorita, deme algo. A A. T. Panera.

Era hombre de ronda, variopinto
caballista y caballo en andadura.
Custodio de su mano en la cintura
trotamundo de calles sin un cinto.

Un hijo comunista del instinto
descendiente del Zar por alzadura
desahuciado heredero en la ventura
e insigne costumbrista del distinto.

Era un pan cuando andaba acelerado
mendigando a los hijos del vecino
la carencia sentida a su manera.

Esa era la causa del narrado
soliloquio notorio a un destino
que brindaba al pedir como Panera.
...


asereT






2 comentarios:

Cris dijo...

precioso el poema asereT, porque llega dentro, no solo en sus rimas y ritmos sino sobre todo en sus letras, en su contenido, por la sensibilidad que desprenden esos versos que has compuesto, una realidad dura pero descrita de manera que emociona y llega, de veras, un abrazo!

Julen dijo...

Como sabes a mi n me gusta la poesia, pero esta n me disgusta. pos k ya nosveremos cuando vaya, o vengas, (ojalá). Un saludo para ti a para Javi, tmbn para cueva, Juan, i kien kieras mas. xD
a ver s apruebas todo. DW