lunes, 17 de junio de 2013

Gradación

gradación

 Todavía me duele la llave
de aquella sonrisa incierta
que sembramos en el pensamiento.
Pues entre el todo y la nada,
la memoria y el olvido.
Entre nuestros cuerpos y sus auras
no hubo el más leve de los sentidos,
ni la más tierna esperanza
de un mundo grande o pequeño.
Imaginado o futuro.
 Todavía me duele la llave,
¿Cómo voy hablarte hoy
de horizontes o ventanas?


 aseret 6 13

2 comentarios:

Cristina Mena dijo...

precioso poema Aseret, hacía tiempo que no me pasaba por aquí pero siempre un gusto tener ese rato para leerte, un abrazo

Aseret dijo...

Siempre me llegan tus palabras como un cálido abrazo, se que el tiempo de reloj es un tirano que a veces nos lleva por sus propios caminos y nos aleja de los que decidimos tomar en un momento del nuestro.
Gracias amiga por compartir el tuyo con el mío. A veces van paralelos, y entonces aparece la magia de que no importe y ademas se disfrute.
Una fresca brisa en el calor del verano.
Besicos Guapa!!