domingo, 18 de enero de 2009

La Niña que SILENCIO al mundo por 6:32 MINUTOS.



Son muchas las preguntas que me llegan con este video. Preguntas sobre el tiempo, sobre el espacio y sobre los hombres.
Si una niña es capáz de decirnos tantas verdades, cuando calificamos de inocentes sus pensamientos, como nosotros, los adultos, somos capaces de cerrar los ojos y los oídos al estado de nuestro planeta por otros intereses.
¿Qué situaciones pueden ser tan importantes para que hayamos descuidado nuestro planeta? Es nuestro hogar, donde vivimos y como cada hogar, debe ser tratado con respeto, cariño y amor.
Si realmente lo que dice esta niña es verdad, nos estamos olvidado de ellos. De su futuro. ¿Nos hemos vuelto tan egoistas que no pensamos en el hogar que les estamos construyendo a nuestros hijos?
A veces miro con pena a los niños pequeños. Y no sé como salir de ella.
Como dice esta niña, ella no tiene la solución, yo tampoco. Pero sí hay muchas cosas que poedemos hacer, y una de ellas es decirlo, declararlo, pronunciarlo.
Nos consideramos la espécie más evolucionada del planeta. Pero si Dios realmente existe, u otras vidas estraterrestes fuera de la tierra, dudarían mucho de esta razón.
Son 6:32 minutos de tiempo contable, pero de una riqueza y contenído que hoy por hoy no se puede medir.

3 comentarios:

cristal00k dijo...

Pues no se si aprenderemos alguna vez Aseret.
Decía Khrisnamurti, que cada uno de nosotros somo el resto del mundo... pero andamos lejos de tanta sabiduría...
Besos

Luisa Arellano dijo...

Verdades como puños, dice esta niña en su discurso, pero la solución ¿dónde? yo que soy optimista por naturaleza, la siento cada vez más lejana. Demasiado poder, mal aplicado, para los que llevan como bandera el "mientras yo viva bien, el que venga detrás que arree"

Y mientras sólo nos queda gritarlo al mundo como hizo esta niña.

Buen tema, Teresa.

Un besito.

Cris dijo...

gracias por compartirlo AsereT!, tienes razón, no se puede medir en tiempo un deseo, ni una buena intención, solo se puede sentir y poner todo el empeño en dejarles a los llegan detrás nuestro un futuro un poquito mejor, y volvernos niños, como esa niña, para creer que los sueños se cumplen y el día que ya no estemos al menos habremos vivido intentando dejar un mundo más limpio, un abrazo