sábado, 24 de mayo de 2008

Cuerpo de mujer, río de oro de Blas de Otero.



Cuerpo de la mujer, río de oro

donde, hundidos los brazos, recibimos

un relámpago azul, unos racimos

de luz rasgada en un frondor de oro.



Cuerpo de mujer o mar de oro
donde, amando las manos, no sabemos,
si los senos son olas, si son remos
los brazos, si son alas solas de oro...





Cuerpo de la mujer, fuente de llanto
donde, después de tanta luz, de tanto
tacto sutil, de Tántalo es la pena.




Suena la soledad de Dios. Sentimos


la soledad de dos. Y una cadena


que no suena, ancla en Dios almas y limos.
...

1 comentario:

Cris dijo...

me gustan las imágenes sugerentes, las que sin decir nada lo dicen todo, las que has elegido lo consiguen, precioso post, un abrazo