martes, 28 de julio de 2009

Para mi amigo Ruben.


ORACIÓN DEL ÁRBOL


Existe una oración de confraternidad con la naturaleza, el sosiego y la armonía. Para los grandes Magos de la Naturaleza, los que intuyeron en tiempos pasados el hermanamiento con todos los Seres vivos LOS DRUIDAS, existe un árbol principal o destacado el llamado << árbol íntimo >>, es decir. Aquél con el que se comparte secretos.
La utilizan para aliviar los pesares, descargar las tensiones y cualquier malestar espiritual. Para ello se abrazan en él apoyando la espalda, colocándola recta. A su vez y posteriormente para pedir que les de Fuerza, salud, energía, armonía, Luz y paz, efectan lo mismo pero en esta ocasión lo hacen abrazándose por delante; es decir agarrando el árbol de frente.
Con esta oración los Druidas mejoran su respeto al árbol personal y dice así:


Naciste de la tierra igual que yo. Creciste hacia el cielo como lo estoy haciendo yo, pero posees la sabiduría de la paz, la quietud y el sosiego, que para mi aún son desconocidos

Te saludo árbol padre, hermano y amigo mío, con todo mi respeto y amistad. Te deseo sol, el agua, el aire y la tierra se fundan contigo para así tener una existencia como te deseo.¡ OH ! árbol padre, ayúdame y deja que sienta tu sabiduría . Permite que me llegue tu conocimiento. Deja que mi cuerpo roce el tuyo y que en este abrazo fraternal uno beba de su sabia.

Amigo árbol, yo (di tu nombre) me comprometo a ayudarte y cuidarte, respetarte y ayudarte siempre que me sea posible. Esperando de ti ayuda en mi camino, paciencia en mis errores y comprensión en mis dudas.



http://www.espaciotiempo.com/profesionales/11673/oracionarbol.jsp



Esta primera oración no es la que viene escrita en este tan estupendo paseo como es Sopeña camino del Castillo de la Estrella, pero también me pareció muy interesante y sobretodo comprometida con el árbol.

Aquí te dejo las dos. La oración que corona la fuente en el paseo, grabada en una estupenda piedra negra de Calatorao es la que sigue, ambas dicen mucho de los árboles y de nosotros.

Besotes.



ORACIÓN DEL ÁRBOL:



Yo soy la tabla de tu cuna, la madera de tu barca, la tabla de tu mesa, la puerta de tu casa; yo soy el mango de tu herramienta, el bastón de tu vejez; yo soy el fruto que te regala y, te nutre, la sombra encubridora que te cobija contra los ardores del estío, el refugio bondadoso de los pájaros que alegran con su canto tus horas y, que limpian de insectos tus campos; yo soy la hermosura del paisaje, el encanto de la huerta, la señal de la montaña, el lindero del camino; yo soy la leña que te calienta en los días invernales, el perfume que te regala y embalsama tu aire a todas horas, la salud del cuerpo y la alegría del alma; y por último, yo soy la madera de tu ataúd!
Por todo esto pasajero, tú que me miras en este instante, tú que me plantaste por tu mano y puedes llamarme «hijo» o que me has mirado y contemplado tantas veces, - óyeme bien, mírame bien – y no me hagas daño!



...


Besotes.

2 comentarios:

Rubentxo dijo...

Hey!!!!
Te juro que se me han puesto los pelos de punta de la emoción.
Leimos ese poema en el último concierto de "La luz de los sonidos", hace ya bastantes años, y cada vez que lo recitaba se me ponía un nudo en la garganta.
Muchísimas gracias por traerlo hasta tu blog, Aseret. Lo voy a poner también en el mío. Y mil gracias también por dedicármelo.
Besazos mil, majísima.

Cris dijo...

preciosas oraciones AsereT, la última frase de la segunda me conmueve en especial pues al fin y al cabo las personas y los árboles perseguimos siempre esa esperanza, que no nos hagan daño, me encantó, gracias por compartirlo y un abrazo inmenso!